Cata_cobertura

¿Qué ocurre con los autónomos que tienen otra actividad por cuenta ajena?
  • Como se ha indicado, no se puede ser perceptor a la vez de la prestación extraordinaria por CATA y el desempleo del régimen general. Si se solicita el Cese de actividad extraordinario NO pueden cobrar ninguna otra prestación de Seguridad Social, incluida una pensión compatible con su trabajo actual (Incapacidad permanente, por ejemplo).
¿Qué ocurre con los autónomos que están obligados a seguir prestando servicio, como los taxistas?
  • Aunque ya se ha explicado en preguntas anteriores, estos trabajadores tendrán derecho a la prestación si acreditan la caída en la facturación de al menos un 75%, no existiendo problema alguno en compatibilizar la prestación y la actividad.
¿También pueden pedirlo los autónomos con trabajadores a su cargo?
  • Sí, los que tengan trabajadores a su cargo y hayan tenido que cerrar por la declaración del estado de alarma o sufrido una reducción de su facturación al menos de un 75%, pueden presentar un ERTE para sus trabajadores y solicitar a su vez esta prestación extraordinaria.
¿Hay otros colectivos que puedan acceder a la prestación?
  • Podrán acceder también los trabajadores por cuenta propia del Régimen Especial del mar, así como los socios trabajadores de las cooperativas de trabajo asociado que hayan optado por su encuadramiento como trabajadores por cuenta propia en el régimen especial que corresponda, siempre que reúnan los requisitos establecidos en este artículo.
  • Del mismo modo, también los trabajadores por cuenta propia que sean socios de sociedades y/o administradores de una sociedad así como los familiares colaboradores dados de alta en el Régimen de los Trabajadores Autónomos.
¿Quién puede acceder a la prestación?
  • Los trabajadores por cuenta propia o autónomos cuyas actividades hayan quedado suspendidas por la declaración del estado de alarma (según el anexo del RD 463/2020, modificado por el RD 465/2020, adjuntos al final de estas preguntas) o, en otro caso, cuando la facturación en el mes anterior al que se solicita la prestación se vea reducida al menos un 75% en relación con el promedio de facturación del semestre anterior.